I REGATA INTERCLUBES RÍA DE PONTEVEDRA – PREMIO DEPUTACIÓN PONTEVEDRA

Seis de los ocho clubes de la Ría de Pontevedra se han puesto de acuerdo para organizar algo que ya existía hace tiempo en otras rías, como la de Arosa por ejemplo, y que incomprensiblemente no existía en la mencionada ría. Además, se contempla la formación de clases para aquellos barcos que no son barcos competitivos en regata, ya sea por su edad o por su tamaño, como son los barcos de más de 25 años o esloras inferiores a los 23 pies.
Hasta ahora, era el Real Club de Mar de Aguete, el que mantenía el tipo durante los meses invernales siendo el que más regatas organizaba con diferencia; el Peregrina participó en todas las que se organizaron entre Diciembre de 2012 y Abril de 2014, gracias a una iniciativa del mencionado club a través de la figura de su presidente, con el que en más de una ocasión he tenido la oportunidad de conversar acerca de la necesidad de incluir los barcos “veteranos” y pequeños en las regatas pues si uno mira en nuestros puertos, conforman una gran parte del total de la flota que en ellos se amarra.
La verdad, es que tener el barco en dique seco es una buena faena, sobretodo ahora que existe la posibilidad de competir contra más barcos de tamaño similar al mío, pero gracias a la “caridad” de uno de los tripulantes habituales del Peregrina en regata, vamos a participar en el suyo, que curiosamente es exáctamente igual al mío, bueno, exáctamente no, el suyo tiene palo.
El proceso de inscripción en la regata no ha estado falto de polémica, pues se ha denegado la inscripción de una embarcación en la misma, por culpa de “no cumplir con las normas de publicidad de la ISAF (regla 20)”, siempre según el comité organizador; tema en el que no quiero entrar; esperemos que dicho suceso no empañe el éxito de la regata y la magnífica oportunidad que supone para la promoción de este deporte en nuestras aguas.

Una respuesta a «I REGATA INTERCLUBES RÍA DE PONTEVEDRA – PREMIO DEPUTACIÓN PONTEVEDRA»

  1. Hola Carlos, llevo unos días leyendo tu blog y me siento muy identificado contigo, no sólo porque somos tocayos sino porque yo también ando con el gusanillo de comprar un Puma 23 y lanzarme como armador low cost. Después de leer lo de la rotura del palo pensé que te pondrías manos a la obra como has resuelto tantas cosas en tu Peregrina pero por lo que veo, o más bien no leo, es que no hay avances.
    Yo salgo en regata como tripulación de un Jouet 33 y hace un año nos ocurrió exactamente lo mismo que a tí, se nos soltó un cadenote con lo que el palo se partió en dos y el enrollador del génova se dobló. La opción de un palo nuevo no era económicamente viable así que con un compañero de tripulación hicimos la siguiente reparación: después de sanear la zona de rotura se fabricó una camisa interior al palo que sirviese de casquillo para unir ambas partes, se soldó la unión y se le remachó otra placa en el exterior de tal manera que cogiera ambas camisas con el palo por medio. Obviamente, encontrando a alguien suficientemente mañoso y con conocimientos para realizar la operación no debe salir caro.
    Desde entonces la cosa ha funcionado a las mil maravillas y nos ha aguantado ya algunos ventarrones de consideración donde no hemos cedido trapo.
    Espero que esto te sirva de algo, te anime a seguir adelante, sigas disfrutando de tu pequeño VOR y nos lo cuentes.
    Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − diecinueve =