Y luego dicen que Internet facilita las cosas

Antes de mi varada obligada por la operación de rodilla participé en la 1ª etapa de la 4ª Regata Integrclubes Ría de Pontevedra que se celebraba en Combarro. Llevé el barco para allí el día anterior y lo llevé de vuelta a Portonovo al día siguiente a la regata.

Para el transporte de vuelta me acompañó Fernando Pazó, que es el tío que conozco yo que más sabe de velas, que tenía curiosidad por ver las nuevas y flamentes velas con las que me había hecho, por lo que amablemente se ofreció a acompañarme.

Dejamos en Portonovo su coche y fuimos en el mío a Combarro, desde donde partimos hacia Portonovo a motor hasta llegar a la altura de Aguete, donde habíamos convenido apagar el motor e izar velas pues si bién para ir a Aguete desde Combarro nos pillaba el viento totalmente de cara, desde allí hasta Portonovo nos daba para llegar prácticamente en un único bordo.

Durante la travesía Fernando comentó que veía el génova ligero que usamos estupendo, que no le veía ningún defecto y que estaba en una condición estupenda, cosa que me alegró batante. Luego, como el tema de la vela le apasiona empezó a curiosear en otros aspectos del barco, especialmente en la mayor, donde me dijo, y para desgracia mía ya no recuerdo, un par de cosillas que había que hacerle para que quedara perfecta en el barco. Hizo mucho incapié en el tema de los escoteros del génova, si bien el barco los tiene, están fijos: ya se sabe, acero, aluminio, ambiente marino, corrientes galvánicas… Me recomendó que tratara de solucionar dicho problema, de hecho simuló él los escoteros más a proa y pude comprobar como el génova cerraba muchisimo mejor en la cruceta permitiendo mejorar el ángulo de ceñida.

Ahora me voy a ir un poquito por los cerros de Ubeda, y es que en la travesía tuvimos la enorme fortuna de poder ver esto:

Los escoteros llevo tiempo buscándolos, pero son caros de narices. Donde más barátos los he encontrado hasta este momento es en el Reino Unido, y es que la caída del la Libra por culpa del Brexit, parece que ha convertido las ya de por si buenos precios que tenían en dicho pais en mejores aún debido al cambio de moneda. Aún así, los comentarios de Fernando me han llevado en los últimos días, aprovechando mi convalecencia en dique seco, a potenciar su búsqueda tanto en España como webs de Francia, Italia o Alemania, encontrando finalmente la mejor opción en Alemania a través de ebay.

Pensará usted lector que que maravillosa es la tecnología e internet que nos pone un mercado mundial al alcance de un clic en nuestro ordenador de casa ¿no? Pues sí y no. El vendedor no tenía registrado los gastos de envío a España por lo que me puse en contacto con él. Al día siguiente me contestó diciendo que iba a pedir precio por el envío, le di mi dirección y al día siguiente me dijo que serían unos 13,99 EUR de gastos de envío. Inmediatamente compré el producto en ebay, pero ebay no me lo dejaba pagar, pues mi dirección de envío está en España, y si bién pidió presupuesto de gastos de envío a su empresa de transportes preferida, no lo incluyó en el producto en ebay, con lo cual me veo en una situación complicada: tengo el producto comprado y pendiente de pago, se que sobre el precio del producto hay que añadir 13,99 EUR de envío, pero no puedo pagar en ebay, pues el vendedor no ha indicado estos 13,99 en su anuncio de ebay, por lo que ebay interpreta que no puedo pagar porque no se hacen envíos a España, la pescadilla que se muerde la cola, vamos: el tipo me dice que pague el producto más los 13,99 pero ebay sólo me pone el precio del producto… Esto es muy frustrante, y los días van pasando y no vamos a llegar a tiempo.

Actualización: finalmente, cuando he decidido poner una dirección de destino alemana, he puesto la de un viejo amigo al que naturalmente primero he pedido permiso, tras lo que he visto que Ebay ya me dejaba pagar. He realizado el pago y le he indicado por un mensaje la dirección a la que tiene que enviar los escoteros (en el peor de los casos mi amigo recibirá unos escoteros, flipará y tendré que llamarle para que me los envíe). En resumen y para ir acabando: Internet a veces no pone las cosas tan fácil.

Estoy ansioso por que lleguen mis escoteros. La instalación de los mismos seguro que da como mínimo para un artículo, porque ya se sabe, en un barco de más de 40 años, mover un tornillo es a veces una aventura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − catorce =