Operación Escoteros (II)

La tarde del viernes tras mi frustrada instalación de los escoteros, una vez ya en casa, tiré de whatsapp para pedir consejo de qué hacer para instalarlos. Como siempre que uno pregunta en un grupo de whatsapp, hubo respuestas de todo tipo:

Pidiendo consejo

Unas de las conversaciones en que pedía consejo:

Yo: ¿Sugerencias a parte de radial?
GF: Taladro.
Yo: Vale, ¿y algo menos destructivo?
GF: Un milagro y que diosito haga que salga solo.
JA: O un milagro con forma de radial y taladro.
Yo: Lo estuve viendo con Julio y dice que “machete”, mañana vuelvo con una radial…
GF: Eso es el milagro adecuado.
JP: Carlos… yo me fiaria de Julio, es veterano en imposibles.
Yo: Tomo nota

En otro grupo la solución era algo más trabajada:

Yo: ¿Sugerencias a parte de radial?
Tom: ¿Entiendo que no tienes acceso desde abajo?
Yo: Nada, pero hay un bultito x cada tornillo en la fibra; cuando lo construteron no creo que pensaran que podría llegar a los 40 años
Tom: Pues te Diría de ataca al bultito
JM: Atacar por debajo porque me imagino quee s tornillo aunque le intentes girar la cabeza esta por debajo ya que arriba esta la tuerca ciega
Yo: Gana enteros: radial y tornillo perforante, porque por abajo tiene la pega de que sabe Dios q puedo encontrar
Tom: Ya, pero tb es una manera de saber lo que tiene
JM: Por debajo igual tienes suerte y lleva cabeza tornillo. Rompelo con cinzel y martillo el polyester para no levantar porvo saneas con lija sacas tornillo aplicando sadira ese que no me acuerdo el nombre como 3 en 1 nautico y colocas tornillo nuevo con sika y sin tapar por debajo simplemte pintado.

Al día siguiente de mi frustrada instalación de los nuevos escoteros, me fui para el puerto tras haber quedado con uno de los armadores del Cassandra, que el día anterior se me había ofrecido para ayudarme en la instalación. Le expuse las alternativas que tenía y antes de aconsejarme cogió la radial.

La solución

Cortamos los extremos de los tornillos sin problema alguno, tras eso, quedó acceso franco al carril para el escotero, que por cierto encaja como un guante. Usamos un paño mojado alrededor del carril para evitar que las chispas que la radial soltaba dejaran alguna marca en el poliester, y tras el corte, cambiamos el disco por uno de láminas para pulir los restos de la cabeza que quedaban.

Ahora sólo queda introducir los nuevos topes, que serán tornillos perforantes de metal y retirar los viejos escoteros, cosa para la que sospecho que habrá que echar mano de nuevo de la radial.

En cualquier caso, tras instalar los nuevos escoteros, salí a navegar, y las sensaciones: estupendas, el génova cierra mejor en la cruceta y seguramente se ganen unos grados en la ceñida; ahora a aprender a usarlos. Además, en uno de los grupos de Whatsapp en los que me asesoré me preguntaron por la solución final, a la que contesté en manera y forma:

JP: Hoy fantástico día. A disfrutar. ¿Ya resolviste?
Yo: Sí, el milagro se hizo carne en forma de tu hermano y una radial

Siempre que arreglas algo estropeas otra cosa

Tras el cambio de los escoteros y mientras esperaba a mis compañeros de singladura, pues tenía pensado salir a navegar tras la mejora del barco, revisé las conexiones de la emisora, y como no me convencían como estaban las solté para colocar mejor los cables. Para desgracia mía, la emisora no volvió a funcionar, con un polímetro comprobé que sólo llegaban 0,5V en lugar de los 12,9 que daba la medida en la batería, así que seguí los cables hasta el cuadro de conexiones, donde también la medida daba los 12,9V.

Todo estaba correcto salvo que algunos cables estaban totalmente negros en sus extremos. La razón de que dejara de funcionar se me ocurrió al volver a casa: ¿cómo puedo ser tan idiota? ¡El fusible! Seguramente provoqué un corto sin querer. Aún así, además de renovar el fusible, voy a pasar cable nuevo del cuadro a la emisora utilizando un tubo corrugado (va por debajo de la escalera), con una caja estanca para la conexión; pero eso es otra historia.

Relacionado: Operación Escoteros (I)

Una respuesta a «Operación Escoteros (II)»

  1. Al final lo de la radio efectivamente era porque se fundió un fusible. Al desmontarle la alimentación debí causar un corto sin querer: lo típico que se tocan los cables… En fin, para eso están los fusibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − 6 =